Hofbräuhaus, la cervecería más famosa de Múnich.

Hoy vamos a hablaros de Hofbräuhaus, la cervecería más famosa de Múnich.  Un lugar emblemático en Alemania y que con la llegada del verano y el auge del turismo cervecero, miles de aficionados al dorado líquido tienen la oportunidad de conocer y vivir nuevas experiencias, conociendo pueblos, cervecerías y diferentes tipos de cervezas del país teutón.

Su interesante historia

La cervecería Hofbräuhaus remonta su historia al año 1589, año en el que fue inaugurada por Guillermo V de Baviera, que frecuentaba asiduamente el lugar junto nobles y cortesanos. Esto hizo posible que el acceso fuera muy exclusivo convirtiéndose el establecimiento en el epicentro de la política bávara en su época.

En 1828 las cosas cambiaron sustancialmente, al ordenar el rey Luis I de Baviera que la cervecería pudiera ser un sitio accesible a toda la ciudadanía, lo que convirtió el establecimiento, en un lugar icónico para los bávaros en la ciudad muniquesa.

A finales del siglo XIX, la cervecería cambió su emplazamiento original para trasladarse al lugar donde la podemos encontrar actualmente.

Fue entonces y con la llegada del siglo XX, cuando fue frecuentada por poetas, músicos, pintores y políticos, siendo lugar de momentos importantes vividos entre sus paredes; como es el caso de la proclamación del la “República Soviética de Múnich” o el lugar de encuentro del por entonces recién creado Partido Nacionalsocialista (aquí en 1921, tuvo lugar el primer discurso de Adolf Hitler, ya elegido como jefe del partido nazi).

foto-hofbrauhaus-la-cerveceria-mas-famosa-de-munich

Orinar por un tubo

Fue tal el éxito que tuvo la cervecería, que los clientes que abarrotaban el local, permanecían sentados en las largas mesas sin querer levantarse para ir a orinar y no perder el asiento.

Esto llevó a situaciones donde algunos llevados por los excesos del alcohol, orinaban bajo las mesas salpicando a otros clientes por lo que se originaban peleas frecuentemente.

Para evitarlo, la dirección del establecimiento puso a disposición de los clientes unos tubos de madera por los que orinaban hasta el suelo sin generar salpicaduras, incluso algunos clientes llevaban sus propios tubos para no tener que utilizar los que eran usados por otros, algo impensable en la actualidad.

El socio número 124

Otra curiosidad de esta vieja cervecería alemana es que tiene 616 socios, los cuales suelen acudir al establecimiento vestidos de forma típica y beben en sus propias jarras de cerámica, por lo que identificarlos es muy sencillo.

Los socios tienen la obligación de acudir periódicamente al local, beber en su propia jarra,  usar un lavabo exclusivo para ellos (que además tienen que mantener en perfectas condiciones) y una vez que se marchen, dejar su jarra en su casillero asignado.

Una de sus historias que merece la pena reseñar es la del socio número 124, Ludwig Aidelsburger, un electricista que en 1949 formó parte del grupo de socios.

Durante más de 60 años, acudía todos los viernes a la cervecería Hofbräuhaus para tomar cervezas y compartir un buen rato de ocio con sus compañeros.

En 2012 y a la edad de 92 años falleció, momento en el que el resto de socios en acuerdo con el establecimiento llegaron al consenso de mantener su casillero (el 124) y su jarra de cerámica que cuatro veces al año es limpiada, para que siga estando en perfecto estado junto a la de sus compañeros.

Así que ya sabes si eres cervecero, te gusta viajar y vas por la ciudad de Múnich, tienes una parada obligada en la cervecería Hofbräuhaus. Sin duda será una grata experiencia que no olvidarás nunca.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies